Sed Infinita

Sed Infinita


 

redactor-invitado-damian-boza

Los surfistas somos una raza diferente. Estamos convencidos que tenemos un súper poder, que sólo lo tienen los que hemos experimentado el sentimiento de ridear una ola. Uno de los slogans más conocidos y usados por una de las principales marcas de surf que describe este sentimiento, es el famoso “Only a surfer knows the feeling”.

Creemos haber descubierto el secreto hacia la libertad y la felicidad. Siendo sinceros somos verdaderamente afortunados. El surfing nos ofrece una libertad y un éxtasis difícil de comparar con algo terrenal. Cuando estamos en el agua nos conectamos de una manera diferente con el océano, con su movimiento, con su energía y fuerza. Cuando la naturaleza nos rodea, de madrugada o al atardecer, o el simple hecho de contemplar la claridad del agua, produce en nuestro ser una felicidad difícilmente comparable. Es como sentirse desbordado durante una pequeña fracción de segundo, por el toque de Dios, donde la paz y el agradecimiento nos inundan.

christian-surfers-costa-rica-surfing-nation-magazine-surf

Desearíamos vivir eternamente en contacto con ese sentimiento, que nunca nos abandonara, que nunca se fuera de aquí, vivir en esa burbuja sin que nada ni nadie por alguna razón la reventara. Sin embargo, muchas veces sucede que en el momento en que nuestros pies tocan tierra y abandonan el agua, todo ese sentimiento del que habla el slogan y que solo el surfeador conoce, desaparece por arte de magia. La rutina y los problemas cotidianos nos embargan. Irónicamente nos ahogamos en las preocupaciones cuando estamos fuera del agua, y solo deseamos ese momento donde podemos desconectarnos nuevamente y entrar al mar con nuestra tabla.

Uno de mis pasajes favoritos de la Biblia ilustra perfectamente lo que muchas veces nos sucede. Jesús tiene un encuentro en un pozo en el desierto con una mujer samaritana. Jesús le pide agua para beber, pero luego de un rato de hablar, la conversación se torna interesante. Jesus le dice: “si supieras quien es el que te pide agua, le pedirías agua a él, y él te daría agua que da vida”. Le dice luego: “todo el que beba de esta agua siempre tendrá sed, pero el que beba del agua que yo le daré, no volverá a tener sed jamás.”

La sed de una sesión más épica que la de ayer. La sed de un tubito más largo y profundo. La sed de otro trip de surfing mejor que el anterior. Cuando surfeamos podemos saciar esa sed momentáneamente, pero luego, ese vacío y esa necesidad vuelven a nosotros, y parece un círculo que nunca termina. Entendí que esa sed es exactamente a lo que se refiere Jesús cuando dijo que nunca nos saciaremos completamente. Y que sólo cuando estamos con El, nunca más tendremos sed.

Es aquí donde el slogan de la prestigiosa marca tomó verdadero sentido. Cuando invitamos a Jesús a surfear con nosotros, ese sentimiento que solo el surfo conoce, se vuelve infinito.

 


 

Vino una mujer de Samaria a sacar agua; y Jesús le dijo: Dame de beber. Pues sus discípulos habían ido a la ciudad a comprar de comer. La mujer samaritana le dijo: ¿Cómo tú, siendo judío, me pides a mí de beber, que soy mujer samaritana? Porque judíos y samaritanos no se tratan entre sí. 10 Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva. 11 La mujer le dijo: Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo. ¿De dónde, pues, tienes el agua viva? 12 ¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, del cual bebieron él, sus hijos y sus ganados? 13 Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; 14 mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna. 15 La mujer le dijo: Señor, dame esa agua, para que no tenga yo sed, ni venga aquí a sacarla.

Juan 4:7


 

christian-surfers-costa-rica-surfing-nation-magazine


About Surfing Nation Magazine

view all posts

All we want to do is Surf