Un rincón de relax para cargar baterías.

reef escape surfing nation mag


Un rincón de relax para cargar baterías.

 

 

plantilla para redactores lois

 

Imágenes por Fabián Sánchez.


Después de una intensa temporada de surfing y antes que llegue la próxima, ¿qué mejor forma de reinventarse que empacar un suéter, panta para río y tenis y librarse del celular por unos días?

La Carolina Lodge en Bijagua de Upala, es el rincón perfecto para descansar antes de volver a empezar.

surfing_nation_mag_la_carolina_lodge_1

Preferida por gente de todo el mundo que bookea sus vacaciones de relax en este rincón a salvo de la tecnología, uno de los secretos mejor guardados de Costa Rica. Donde mucha gente se va a esconder de la rutina, el trabajo y las redes sociales con justa razón.

En este eco-lodge la tecnología no es mal vista, pero cuando la receta siempre ha servido, ¿para qué cambiarla?

surfing_nation_mag_la_carolina_lodge_4

La electricidad llegó aquí hace solo un par de años, sin embargo se utiliza lo menos posible y se reserva solo para lo indispensable. Las habitaciones y espacios comunes son iluminados por lámparas de aceite y el lugar se calienta desde el atardecer por una chimenea que invita a acercarse con un jarro de café recién chorreado.

Al llegar a La Carolina uno no puede evitar el sentirse en otra época, una que la mayoría no alcanzó a conocer. Donde las mujeres cocinaban con leña mientras los hombres trabajaban la tierra y se encargaban del ganado. La leña se transporta con bueyes y esta finca se suple con todo lo que necesita; su propia leña para calentarse y cocinar su propia carne, huevos y vegetales que las manos más cariñosas cocinan y ponen en la mesa de madera en cada comida. Al hospedarse en La Carolina uno puede estar seguro que una mamá provisional lo chineará y lo alimentará como nadie lo había hecho en mucho tiempo.

surfing_nation_mag_la_carolina_lodge_3

La Carolina tiene su propio río que rodea la finca, pasa detrás de las cabañas y se escucha desde cualquier parte de la propiedad. Durante el día es la música perfecta para relajarse, mecerse en las hamacas y mecedoras de madera, caminar por los senderos, visitar las granjas o relajarse junto a la chimenea y en la noche es la música perfecta para acurrucarse bajo las cobijas y escuchar los grillos y cigarras cantar.

Hora de sacar la panta. El río es lugar para estar durante el día. Ya sea para refrescarse en las pocitas de agua fría. Estirar hacer yoga o relajarse en la plataforma de madera que lo adorna o probar el mejor jacuzzi de Costa Rica, alimentado por el agua del río que se cambia cada mañana y calentado por leña de la misma finca. Una vez probado este jacuzzi es difícil que otro te pueda impresionar. Este tiene toda la magia del bosque, la música y el agua del río y es iluminado por velas durante la noche.

Si uno tiene ganas de explorar, Alejandro el jefe de la finca sabe dónde. Desde caminatas y cabalgatas, pesca en el río y de visita a Río Celeste, hay mucho por hacer en la zona.

surfing_nation_mag_la_carolina_lodge_2

En caso de que juegue la Sele durante su estadía en La Carolina, muy cerca está Chantillo Bar junto a la pulpería, atendido por Manuel el bartender-pulpero quien prepara un café increíble y disfruta de ver los partidos siempre con visitas diferentes. Después de 90 minutos uno siente que lo va a extrañar y hasta piensa en guardarle un poster de las chicas REEF para traerle la próxima vez.

La Carolina cuenta con su propia área protegida y una de sus misiones es devolverle a la comunidad algo de lo mucho que les ha dado por medio de obras de bien social y el consumo de los productos y mano de obra del pueblo. La zona está llena de cultivos de cacao y cuando se entra y sale del pueblo es el momento para aprovechar y probar las delicias que los locales tienen para las visitas muchas veces afuerita de sus negocios a la orilla de la calle. Carnitas, elotes con mantequilla, chorreadas y arroz con leche fue parte del menú callejero especial para los visitantes curiosos.

Sólo hay que invertir un par de días para descansar realmente en La Carolina, absorber lo que el bosque y la paz de la naturaleza y la gente amable tiene para uno en este rincón mágico para sentirse con las pilas recargadas para regresar al día a día que nos espera a todos en la realidad, pero ahora sí ya drenados y listos para volver a empezar y sabiendo dónde es el lugar para de vez en cuando escaparse a descansar.

Info y reservaciones info@lacarolinalodge.com y al teléfono (506) 2466 6393

Más imágenes:


fisiospot-surfing-nation-magazine


About Surfing Nation Magazine

view all posts

All we want to do is Surf